Blog

Manifiesto a Favor del Arte Digital

Arte Digital | Profundidades

Profundidades | Serie Océano
 
 
Hablo desde mi experiencia.

Cuando colegas de profesión, compañeros del gremio, profesionales del sector, o, expertos en decoración, observan mi obra impresa sobre lienzo o expuesta en mi Web, muy frecuentemente, me preguntan:

– ¿Pero esto es de verdad sólo arte digital?
– Respondo, sí. Exclusivamente digital.
– No lo parece; responden.

Agradezco el halago viniendo de quién viene.

Están acostumbrados a ver obras digitales dentro de otro contexto. Ni mejor, ni peor. Diferente.

Que no se perciba como digital puede resultar adulador, pero lo que quiero es precisamente lo contrario, que sí lo parezca. Que se distinga que es arte digital.

Piezas de arte de pequeño o gran formato que al mirarlas expuestas en una pared, te fascinan al igual que las convencionales; que te enamoran al igual que las convencionales, que decoran y embellecen paredes… como las convencionales; que visten espacios verticales, con arte, como las convencionales; que armonizan zonas, como las convencionales; que puedes disfrutar de una obra única en el mundo, porque es única y exclusiva, registrada, numerada, certificada con holograma y documentación de autenticidad, como las convencionales, y que también tiene ediciones limitadas, como las convencionales.

Arte. De eso hablamos.

No obstante está la parte contraria… que la hay.

Cuando no me encuentro dentro de un contexto profesional, y por circunstancias digo que soy artista digital, que me dedico a la pintura no convencional, preguntan muy interesados… ¿Qué es exactamente eso?

Entusiasmada comienzo a contarles mi oficio. Que soy pintora, que vivo de ello, que me hace feliz.

Ya comienzan a mirarme como a una artista. Veo sus miradas; sus mentes quieren penetrarme, saber, intuir cómo debe ser mi vida de bohemia, pensarán en Montmartre… Paris, Malasaña en Madrid, Berlín, barrio Mitte… mmm… percibo sueños incumplidos.

Les comento algo de mi Tablet Wacom Digitalizadora, sus lápices (para que lo entiendan)… y sus miradas lo aclara todo. No han entendido nada. Para ellos no hay ni papel… ¿De qué me habla? –piensan.

Cuando la argumentación llega al referente “ordenador”, noto… un pequeño gesto, indicio… (mueca casi despectiva)… unido a frases como… “¡ah, sí, lo del ordenador!” “¡pero eso con un clic ya está!”, “¡eso se hace solo!”…. “¡hasta un niño le da y ya está!”.

Esto es lo que se entiende por, ordenador… Se hace solo. Y digital… también.

¡Pues no señores!… ¡Un rotundo no!

Un ordenador es sólo una máquina; Si habláramos en términos científicos, diríamos que la mente es el software, y el cerebro el hardware.

Es la persona, (el artista) que con sus herramientas y de múltiples formas y vías, trasmite con todo ello y con su alma entrelazada, emociones y creatividad a un píxel, y a otro y otro… y poco a poco va formando un tejido de píxeles, que a su vez se van multiplicando, formando imágenes, unas asimétricas, otras cóncavas, también esféricas, o elípticas, líneas planas, finas, más finas, más gruesas y así, hasta llegar a un algo (a veces después de meses), que sin saber porqué, le vamos otorgando criterio, personalidad… carácter… y por fin, adquiere el sentido de lo imaginado por el artista.

Un clic envía e-mails, sirve para chatear y para miles y miles de actos informáticos más, pero…

Un clic no entiende de emociones.
Un clic no hace que la idea salga de tu cerebro.
Un clic no da forma a lo anterior.
Un clic no te sube la adrenalina.
Un clic no sabe qué colores hacen que un nada tome vida.
Un clic no sabe si tienes o no la percepción clara de lo que estás haciendo.
Un clic no te exime de dudar.
Un clic no (sí) hace que no te equivoques.
Un clic no permite que no te frustres.
Un clic no te dice cuándo está terminado.
Un clic no te confirma que lo que estás mirando en el ordenador, sea o no, una obra de arte.
Un clic no te dice interiormente que te detengas. Que está finalizada.

Un clic no te convence de no borrar todo y volver a comenzar.
Un clic no te hace artista.

Ser artista digital conlleva igualmente un esfuerzo creativo, una disciplina, poesía, magia, locura, dormir mucho, no dormir nada, comer, no comer… salir de madrugada, robar aire a la noche para moldear ideas… ser o no ser artista.

Gustará más o menos lo que hagas… al igual que les sucede a los pintores convencionales; pero artista, eres. Yo soy artista digital.

Por eso, tú que también lo eres, nunca permitas que obvien tu trabajo porque pintas con ordenador; al contrario, ¡ese es tu mérito!

Me reafirmo. Mi obra es exclusivamente digital.

Ana Ráez | Artista Digital


 
Si te ha gustado el contenido de este post y quieres compartirlo, estaré encantada. ¡Gracias!
 

About the Author

Ana RáezArte Digital. Creación Artística Contemporánea. Realización de Proyectos de Arte Corporativo y Personal. Series Limitadas con Certificado de Autenticidad. Impresión Fine Art.View all posts by Ana Ráez →

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.